fbpx

Por cercanía, accesibilidad económica, flexibilidad temporal y por la mediación tecnológica que significa, la educación virtual se ha convertido en una opción cada vez más elegida por los jóvenes para cursar estudios superiores. En Gualeguaychú, donde es vasta la grilla de carreras que se pueden cursar con esta modalidad en 2011 egresaron del Aula Satelital tres abogados, dos técnicos en Hotelería y Turismo, y la primera Licenciada en Matemáticas del Centro de Altos Estudios de Ciencias Exactas (CAECE)… 

“¡Elegí qué estudiar!”, interpela el slogan con el que el programa de enseñanza sin distancias ‘Aldea Educativa’ promociona el amplio abanico de carreras universitarias disponibles en la modalidad virtual para el ciclo 2012. Con la exhortación, la red de universidades del país deja entrever la evolución que ha experimentado la modalidad en los últimos años, acrecentando la oferta y llegando a asegurar niveles de excelencia académica análogos a las propuestas presenciales.

Con el avance del sistema, más la profundización de las condiciones que usualmente incitan a optar por la educación virtual, cada vez más jóvenes encuentran en el Campus la posibilidad de iniciar sus estudios superiores.

“El cambio comenzó a notarse hace dos años”, cuenta María Alicia Ermácora, coordinadora del Aula Satelital Gualeguaychú. Y explica: “Antes, los que aprovechaban las ventajas del sistema semipresencial eran los mayores de 25 años y adultos. Ahora son más los chicos de entre 18 y 21, que terminan la secundaria y encuentran en esta modalidad una opción válida y flexible de ingresar a la Universidad”.

Según fundamentan los especialistas en Tecnología Educativa, ello se debe en parte a la cualidad de flexibilidad de la educación virtual, que borra las barreras de tiempo y espacio adecuándose a las características de la llamada “sociedad de la información” -que ya no se basa en el movimiento físico de las personas sino en las redes de telecomunicaciones-.

Es decir que la modalidad permite la permanencia del estudiante en su medio social y laboral, no le impone horarios fijos y posibilita que cada uno estudie a su propio ritmo, además de contar entre sus ventajas la afinidad de los jóvenes con la tecnología.

Para ser gráficos, sólo en 2011 egresaron del Aula Satelital de Gualeguaychú tres abogados, en tanto 20 estudiantes de Derecho continúan cursando distintos niveles de la carrera. Asimismo, 50 jóvenes se profesionalizan como Martillero Público y Corredor de Comercio, una carrera de dos años y medio de duración instituida en la ciudad en 2010, con lo que en el corto plazo muchos de ellos recibirán su título.

También se recibieron el año pasado en el Campus local dos técnicos en Hotelería y Turismo, un estudio con importante salida laboral en la región; y la primera Licenciada en Matemáticas de CAECE.

Hay quienes arriesgan decir que en un futuro no lejano, ante el incremento de la demanda de formación virtual y la disminución de la matrícula de la formación tradicional, las instituciones educativas deberán adaptar el total de sus programas de estudio al formato online y la oferta académica a los nuevos desafíos que impone la sociedad del conocimiento. Por el momento, la educación virtual se fortalece en la confiabilidad de sus propuestas buscando situarse a la par del sistema presencial.

× Enviar WhatsApp